Adolescentes: ¡cuidado con la boca!

Las caries dentales son la enfermedad crónica más común entre jóvenes de 5 y 17 años, según información provista por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Además, si bien los niños más pequeños visitan al dentista acompañados de sus padres, los adolescentes controlan más su tiempo libre y es posible que no deseen ir al dentista para realizar exámenes de rutina.

Como resultado, muchos adolescentes no reciben el cuidado dental que necesitan o la información necesaria para tomar decisiones inteligentes sobre sus hábitos de higiene oral. La Academia de Odontología General ofrece estos consejos dentales para adolescentes y padres:

Limitar el consumo de bebidas gaseosas. Los adolescentes consumen más refrescos que antes en la escuela y también en sus hogares. El consumo de gaseosas entre este grupo etario se ha incrementado en los últimos años. El azúcar en las gaseosas puede causar caries, y los aditivos saborizantes ácidos (presentes en las gaseosas azucaradas y no azucaradas) también pueden erosionar y dañar el esmalte dental.

Además de reducir el consumo de gaseosa, los adolescentes pueden limitar los efectos nocivos de éstas de dos formas muy simples: beber gaseosas con un popote reduce el contacto que ésta tiene con los dientes y enjuagarse la boca con agua después de beber gaseosas puede reducir el riesgo de caries.

Hay que jugar seguro. Los deportes de contacto pueden provocar lesiones orales, pero los adolescentes pueden prevenirlas utilizando un protector bucal. Se registran más de 200,000 lesiones en la boca y la mandíbula por año, y los dentistas recomiendan regularmente el uso de protectores bucales en una variedad de actividades deportivas. Ya sea un protector bucal hecho a la medida por un dentista o comprado en una tienda, los adolescentes deben mantenerlo limpio, enjuagándolo regularmente y almacenándolo en un recipiente ventilado.

Evita los piercings en la boca. Los piercings en la lengua siguen siendo una moda a pesar del peligro que representan para la salud oral. Las personas que usan piercings en la lengua astillan sus dientes con el arete cuando comen, duermen, hablan o mastican. La fractura puede limitarse al esmalte del diente y es posible que deba colocarse un empaste, o puede ser más profunda, lo que puede causar que sea necesario un procedimiento de endodoncia o la extracción del diente.

Las infecciones también son comunes con los piercings en la boca. La lengua puede inflamarse luego de ser perforada y, en algunos casos, puede infectarse e inflamarse a tal punto que puede llegar a obstruir la respiración. Si el equipo de perforación no está limpio puede causar otras infecciones, como hepatitis por transmisión sanguínea.

Haz tiempo para los hábitos saludables. Los adolescentes se alimentan con barras “nutritivas” y comidas rápidas para mantenerse alerta y cumplir con la escuela, las actividades extracurriculares y los trabajos de media jornada. Sin embargo, estos hábitos pueden dañar en forma permanente la salud oral y la salud en general. Los adolescentes deben tener acceso a refrigerios saludables, como manzanas, zanahorias en cubitos y queso bajo en grasa. Mantener un cepillo de dientes de viaje en el casillero o en su mochila puede ayudar a los adolescentes a tener buenos hábitos de limpieza dental, ya que podrán cepillarse los dientes luego de cada comida o refrigerio.

Masticar chicle sin azúcar y con xilitol (un endulzante natural) después de las comidas o refrigerios también puede ayudar a limpiar la boca. Beber agua durante el día puede ayudar a limpiar el exceso de bacterias y los restos de comida de los dientes.

Al igual que los adultos, los adolescentes deben consultar con su dentista al menos dos veces por año. Las consultas al dentista y las limpiezas regulares no sólo mantienen los dientes blancos y brillantes (un incentivo para la autoestima de cualquier adolescente), sino que también pueden ayudar a detectar problemas menores antes de que empeoren.

Parte de la información es cortesía de la Academia de Odontología General y de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Última actualización: enero de 2012

La información de salud oral de este sitio web se proporciona sólo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.