¡Ataque de los ácidos en los alimentos!

Muchas personas consumen a diario bebidas gasificadas, jugos de fruta y alimentos muy ácidos, pero probablemente no sepan que pueden estar dañando sus dientes. El ácido de los alimentos y las bebidas que consumimos pueden desgastar el esmalte dental, lo que provocará sensibilidad y decoloración.

En muchos casos, lo que comemos o bebemos no es tan importante como la asiduidad con la que los consumimos.

¿Qué es la erosión dental?

La erosión o desgaste de los dientes es la pérdida del tejido dental duro provocada por el debilitamiento del esmalte dental. El esmalte dental es la capa delgada externa del tejido duro que ayuda a mantener la estructura y forma del diente. Cuando el esmalte se debilita, queda expuesta la dentina subyacente (el tejido que conforma la parte interna de cada diente), lo que da como resultado dientes amarillos.

¿Qué provoca la erosión dental?

La erosión dental es el resultado del debilitamiento del esmalte de tus dientes causado por el ácido de muchos alimentos y bebidas. Generalmente, el calcio presente en la saliva ayudará a remineralizar (o fortalecer) tus dientes luego de que consumas pequeñas cantidades de alimentos ácidos; sin embargo, los elevados niveles de ácido en tu boca no permiten la remineralización. El ácido se encuentra en muchas fuentes, incluyendo las siguientes:

Bebidas gasificadas. Todas las bebidas gaseosas (incluso las dietéticas) contienen mucho ácido y pueden disolver el esmalte de tus dientes muy rápido.

Jugo de fruta y vino. El jugo y el vino afectan tus dientes de manera similar porque contienen ácido.

Fruta, encurtidos, yogur y miel. Estos alimentos son ácidos, no los dejes por mucho tiempo en tu boca. Trágalos tan pronto los hayas masticado lo suficiente.

Bulimia y reflujo gastroesofágico. La bulimia y el reflujo gastroesofágico también pueden provocar daño dental cuando los ácidos provenientes del estómago entran en contacto con los dientes. Quienes padecen estas dos enfermedades deberían buscar asistencia médica y dental.

¿Cuáles son algunos de los signos de la erosión dental?

El daño por causa de los ácidos puede causar graves problemas dentales. Es importante detectar los signos de erosión dental en sus primeras etapas (sensibilidad, decoloración y dientes redondeados) antes de que el daño sea mayor (grietas, sensibilidad severa y otros problemas).

Sensibilidad.Cuando el esmalte protector se empieza a desgastar, es posible que sientas un dolor punzante cuando consumas alimentos o bebidas calientes, frías o dulces. A medida que se desgasta cada vez más el esmalte, el diente se vuelve más sensible.

Decoloración. Los dientes pueden volverse ligeramente amarillos porque la delgada capa de esmalte se desgasta y queda la dentina expuesta.

Dientes redondeados. Tus dientes pueden tener una apariencia redondeada o pulida.

Transparencia. Tus dientes frontales pueden lucir levemente translúcidos cerca de los bordes.

Decoloración avanzada. Los dientes pueden volverse cada vez más amarillos a medida que más dentina queda expuesta a causa de la pérdida del esmalte dental protector.

Grietas. Pueden aparecer grietas pequeñas y secciones ásperas en los bordes de los dientes.

Huecos. Pueden aparecer pequeñas depresiones en la superficie de masticación de los dientes. También puede parecer que se levantan algunos empastes.

¿Qué puedo hacer para prevenir la erosión dental?

Debido a que hay diferentes motivos por los que puedes experimentar erosión dental (hacer buches con bebidas gasificadas, beber mucho jugo o vino, padecer trastornos alimenticios), habla con tu dentista sobre tus hábitos para que pueda determinar un plan de acción preventivo. Sé prudente al consumir alimentos ácidos y podrás seguir disfrutando las cosas que te gustan. Los siguientes son algunos consejos para proteger tus dientes:

Reduce o suspende la ingesta de bebidas gasificadas. En su lugar, bebe agua, leche o té ¡pero evita el azúcar y la miel!

Si debes consumir bebidas ácidas, trágalas rápido y usa un popote para que el líquido pase directamente por la garganta. No hagas buches ni las dejes por periodos prolongados en la boca.

No dejes que los alimentos ácidos permanezcan mucho tiempo en tu boca, trágalos tan pronto como los hayas masticado lo suficiente a fin de que estén listos para digerirse.

En lugar de comer alimentos ácidos durante todo el día, cómelos sólo durante los horarios habituales de las comidas a fin de disminuir la cantidad de tiempo en que el ácido está en contacto con los dientes.

Luego de ingerir alimentos o bebidas altamente ácidos, enjuaga tu boca con agua para neutralizar los ácidos.

Mastica goma de mascar sin azúcar para generar más saliva, y de esta manera ayudarás a que tus dientes se remineralicen.

Cepilla tus dientes con un cepillo suave y asegúrate de que la pasta dental contenga fluoruro.

Es posible que tu dentista también te recomiende el uso diario de una pasta dental para reducir la sensibilidad (de venta, sin receta o recetada) u otros productos para contrarrestar los efectos de la erosión.

Hoja de datos: erosión dental. Academia de Odontología General.

Recursos adicionales:

Trastornos alimenticios