Café y donas: una solución fácil de la que hay que tener cuidado

Se te hace tarde para llegar al trabajo y no desayunas en casa; en el camino, compras una dona y una taza de café. Esta solución rápida de compensar la falta del desayuno puede prolongar el tiempo que deberás estar en la silla del dentista, según informa la Academia de Odontología General.

Se ha descubierto que el azúcar que contienen las donas son un factor de riesgo que puede producir inflamación en las encías y caries. Recientemente, la Academia informó hallazgos que comparaban el azúcar de las donas comunes con el de las galletas de avena. El estudio descubrió que la cantidad de azúcar de las galletas de avena equivale sólo a la quinta parte del azúcar de las donas comunes.

La cantidad de azúcar y crema que le pones al café también pueden tener un efecto directo sobre la cantidad de bacterias que producen caries. Los taninos que se encuentran en el café desgastan las fosas y hendiduras del esmalte de los dientes y crean una superficie áspera y manchada.

¿Qué podemos hacer para reducir la cantidad de azúcar que reciben los dientes por este tipo de desayuno?

Evita el café y las donas durante la mañana. Cuando comes donas rápidamente se limita el tiempo de exposición del ataque de las bacterias al azúcar.

Enjuaga tu boca con agua o cepíllate los dientes con pasta dental con fluoruro inmediatamente después de terminar de desayunar.

Reduce la cantidad de crema y azúcar en tu café.

En lugar de un desayuno repleto de azúcar, intenta consumir frutas, yogur o una taza de avena como alimento matutino.

Café y rosquillas: ¿una combinación muy mala para los dientes? Academia de Odontología General.