Cómo controlar la ansiedad que genera la consulta con el dentista

Se estima que aproximadamente 40 millones de estadounidenses evitan ir al dentista por miedo o ansiedad.

¿Por qué le temen las personas a las consultas con el dentista?

Visitar al dentista genera ansiedad por diferentes motivos, entre los cuales pueden mencionarse la preocupación sobre la efectividad de la anestesia local y la sensación de que el dentista tiene prisa por terminar o hace caso omiso a las inquietudes que se le mencionan. Existen, además, otras razones como el presentimiento de que se sentirá dolor, experiencias negativas vividas anteriormente e incluso el olor a instrumentos esterilizados que hay en los consultorios dentales. Otro factor que desencadena una sensación de ansiedad general es la interrupción de la rutina normal del día para ir a la consulta con el dentista. Si no se trata, la ansiedad por visitar al dentista puede causar problemas innecesarios que afectan la salud oral, lo que a su vez puede derivar en tratamientos dentales que exigen pasar mucho más tiempo en el consultorio del dentista.

Una buena comunicación contribuye a calmar la ansiedad

Los estudios sobre el tema han demostrado que el factor determinante para vencer la ansiedad por ir al dentista es una buena comunicación entre el dentista y el paciente.

“Es normal que las personas experimenten cierto grado de ansiedad al visitar a un médico o dentista”, comenta Jerome L. Vitenson, cirujano y especialista dental senior de Delta Dental. “Sin embargo, cuando la ansiedad impide que el paciente se someta a los controles necesarios, es importante que éste converse con el dentista antes de iniciar cualquier tratamiento. Al ser profesionales especializados en el área de la salud, los dentistas están capacitados para tratar a pacientes con ansiedad”, agrega el Dr. Vitenson. “Existen muchas técnicas inocuas y seguras que pueden ayudar a pacientes con ansiedad para que las consultas con el dentista les resulten más tolerables, por ejemplo, el uso de medicamentos”.

Lograr la confianza del paciente, además de mantenerlo informado y en control durante la consulta, ayuda a calmar su ansiedad. Una de las opciones propuestas es que el paciente se comunique con el dentista a través de señas con la mano durante un procedimiento. De este modo, cuando un paciente se siente molesto, puede indicárselo al dentista y éste puede detener el procedimiento. Este medio de comunicación permite al paciente sentirse más seguro y menos estresado durante la consulta con el dentista.

Cómo reducir los niveles de ansiedad

Si tu próxima consulta con el dentista te pone nervioso, aquí te ofrecemos algunos consejos más para controlar tu ansiedad:

Comparte tus miedos. Si te sientes nervioso o ansioso, cuéntaselo a tu dentista y al personal del consultorio. Si expresas tus inquietudes, el dentista podrá adaptar el tratamiento a tus necesidades.

Enfócate en respirar regular y pausadamente durante los procedimientos dentales. Cuando se está nervioso se tiende a contener la respiración, con lo cual disminuyen los niveles de oxígeno y se incrementa aún más la sensación de pánico.

Si te molesta el sonido del torno, lleva contigo un reproductor de audio portátil y unos audífonos para escuchar música.

Evita ingerir cafeína antes de una consulta con el dentista.

Consume alimentos con alto contenido proteínico que, a diferencia de los dulces, tienen un efecto relajante.

Trata de programar tu consulta para un día u horario en el que no te apremien el tiempo ni las presiones. Para algunas personas, el momento ideal es un sábado o las primeras horas de la mañana.

Cuando necesites un dentista, pide a tus amigos y familiares que te recomienden uno. Si alguien en quien tú confías te da buenas referencias sobre un dentista, es probable que la ansiedad disminuya considerablemente.

¿Por qué me genera ansiedad ir al consultorio dental? Academia de Odontología General . Ansiedad derivada de las consultas con el dentista. Asociación Dental Americana.

Última actualización: Julio de 2008