Estrategia de juego para dientes saludables: los jugadores

Cepillo de dientes.

¿Recuerda cuando la única diferencia entre los cepillos de dientes era el color? Ahora puede elegir de cuello angular, de cabeza angosta, con cerdas escalonadas, etc. ¿Cómo puede saber cuál es el mejor para usted?

Su cepillo de dientes debe tener la estampilla de aprobación de la Asociación Dental Americana (ADA) en el envase. También debe tener la etiqueta que indique “suave” y cerdas de puntas redondeadas, lo que significa que tiene la resistencia suficiente para limpiar los dientes y estimular las encías, sin restregarlos.

Un cepillo de dientes eléctrico puede ayudar a aquellos que tienen dificultad para cepillar sus dientes, pero no está comprobado que limpien mejor que un cepillo común. Recuerde, su cepillo de dientes sufre un desgaste diario; reemplácelo cada dos o tres meses y después de un resfrío.

Pasta dental

Los ingredientes de la pasta dental forman una defensa poderosa y el fluoruro es el principal ingrediente para combatir las caries. La pasta dental también contiene ingredientes abrasivos. Los ingredientes abrasivos para limpiar y pulir los dientes incluyen sílice, alúmina, calcio y niveles bajos de bicarbonato de sodio. Sin embargo, si la pasta es demasiado abrasiva, puede dañar los dientes y crear un espacio para que se acumulen las bacterias.

Muchas pastas dentales dicen contener propiedades para evitar la placa y el sarro. Si bien la placa se puede eliminar con el cepillo, los fabricantes de pasta dental deben probar ante la ADA que la pasta que ellos elaboran previene la gingivitis para poder afirmar que combaten la placa. Por el contrario, el sarro sólo puede ser eliminado por un profesional odontológico. Si bien las pastas que controlan la formación de sarro no eliminan el ya existente, previenen una mayor acumulación.

Los agentes blanqueadores pueden extender el brillo de sus dientes después de una limpieza hecha por un profesional. Sin embargo, debe tener cuidado con los efectos del peróxido de hidrógeno, el ingrediente activo de muchos blanqueadores, que puede dañar las encías y el esmalte dental. Consulte con su dentista antes de blanquear sus dientes en casa.

Fluoruro

El fluoruro ayuda a retener el calcio, que fortalece los dientes y disminuye la producción del ácido que los ataca. Lamentablemente, gran parte del suministro de agua de California aún no contiene fluoruro y, en la actualidad, más gente bebe agua embotellada o utiliza sistemas de filtración en el hogar, lo que reduce el consumo de fluoruro. Use una pasta dental con fluoruro y hágase un enjuague bucal con fluoruro, que no sólo ayudará a combatir las caries, especialmente en la zona cercana a las encías, sino que también fortalecerá sus dientes.

Hilo dental

Encerado, no encerado, con menta, con canela, puede elegir el hilo dental que desea siempre y cuando lo use correctamente y con regularidad. No deje de lado el hilo dental, pruebe con un soporte de hilo dental o un hilo dental especialmente diseñado, que puede ayudar a aquellos que encuentran dificultad en el uso de este dispositivo.

Los adversarios

Placa

Su mayor rival es la placa, la película pegajosa e incolora que se acumula diariamente sobre sus dientes. Como es invisible, debe usar periódicamente lo que se conoce como “solución reveladora” para ver si está cepillando sus dientes y usando el hilo dental de manera efectiva. Agite la solución en su boca, escupa y luego enjuague con agua. El lugar donde está la placa queda coloreado y el color es más oscuro donde la placa es más gruesa.

Puede comprar las soluciones reveladoras en una farmacia o puede prepararlas usted mismo. Para ello, mezcle dos gotas de colorante para alimentos azul o verde con dos cucharaditas de agua.

Sarro

El sarro es el depósito duro que se acumula en sus dientes y que sólo un dentista puede eliminar. Se forma con el tiempo, a medida que la placa se combina con los minerales que se encuentran en la saliva.

Caries

El sucesor no deseado de la placa y el sarro es la caries. Cuando usted come, las bacterias en la placa transforman los azúcares y los almidones en alimentos para los ácidos. Cada vez que se genera el ácido, éste ataca el esmalte dental durante aproximadamente 20 minutos. Si la placa no se elimina regularmente, el esmalte se rompe y con el tiempo se forman las caries.

Las caries se desplazan desde la parte externa hacia el centro del diente. Si no se trata, la caries llega hasta la pulpa dentaria y forma un absceso en la raíz del diente (por lo general esto causa un dolor terrible). En esta etapa será necesario realizar una endodoncia o una extracción.

Dieta

Le puede resultar sorprendente que los alimentos también puedan ser un adversario. Depende de lo que consuma, con qué frecuencia y el período de tiempo que los alimentos permanecen en su boca.

Al igual que la mayoría de las personas, usted probablemente consume refrigerios y bebidas con azúcar. El azúcar, en cualquiera de sus formas (azúcar negra, azúcares naturales que se encuentran en las frutas y en los productos lácteos), es la peor enemiga de los dientes. Los alimentos que contienen almidón también son sospechosos y sólo deben formar parte de una comida. Los alimentos como las pasas de uvas y otras frutas secas suelen pegarse a los dientes y estimulan las condiciones para los ácidos destructivos. Las golosinas duras, las mentas para refrescar el aliento y los caramelos para la tos también permanecen en la boca más tiempo que otros alimentos. Cuantos más refrigerios consuma, mayor será el riesgo de formación de ácidos que destruyen el esmalte.

La buena noticia es que algunos alimentos pueden ayudar a contrarrestar las caries. Según una investigación, los cacahuates, el queso cheddar añejo y los quesos Swiss y Monterrey Jack inhiben o neutralizan los ácidos que producen las caries.

Cepillar los dientes después de las comidas y refrigerios es fundamental y, junto con una dieta balanceada, ayudarán a vencer las enfermedades y las caries en su propio juego.