La relación entre la salud oral y la salud general

Hay una evidencia creciente de la relación entre la salud oral y la salud general de una persona. Está comprobado que un alto porcentaje de afecciones de salud presentan un componente oral.

Por ejemplo: encías hinchadas o sangrantes, úlceras, sequedad en la boca, mal aliento, sabor metálico y muchos otros cambios en la cavidad oral. Como la mayoría de las personas tienen exámenes orales regulares, tu dentista podría ser el primero en diagnosticar un problema de salud en su etapa inicial. Algunos de los problemas que puede detectar tu dentista son:

Diabetes. Según la Academia Estadounidense de Periodontología, las personas que tienen diabetes son más propensas a sufrir de enfermedades en las encías que las que no tienen esta afección. Los investigadores piensan que esto se debe a que la diabetes reduce la resistencia del cuerpo para combatir las infecciones y las encías se encuentran entre los tejidos que probablemente se vean afectados.

Cáncer. Como parte del examen dental de rutina, el dentista examina al paciente para detectar el cáncer de boca, que incluye cáncer de cabeza y cuello. Otros tipos de cáncer que el dentista puede reconocer son el cáncer de piel, de la mandíbula y de la tiroides.

Enfermedades cardíacas. Según los estudios realizados, las personas con enfermedades en las encías de un nivel moderado o avanzado tienen más probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares (CVD), que incluyen afecciones cardíacas y derrames cerebrales, que los pacientes que no presentan enfermedades en las encías, gingivitis o periodontitis temprana. Sin embargo, los estudios no han establecido que una cause la otra; una tarea difícil, ya que muchos de los factores de riesgo para la enfermedad de las encías y CVD (el cigarrillo, una mala dieta y nutrición, la diabetes, el hecho de ser hombre y un estatus socioeconómico bajo) son los mismos.

Enfermedades renales. Cuando los riñones no funcionan bien se liberan derivados de la descomposición incompleta de proteínas. Como consecuencia, un paciente con enfermedad renal puede tener mal aliento y también advertir un sabor desagradable en la boca. Otros signos son sequedad en la boca y un sabor metálico. Al tener la boca seca, se reduce la cantidad de saliva y disminuye el efecto de limpieza natural. Esto permite que aumente la cantidad de bacterias y el desarrollo de la gingivitis y la enfermedad de las encías.

Ansiedad. ¿Sabías que la ansiedad emocional puede afectar tu salud oral? El estrés afecta el sistema inmunológico que combate las bacterias que causan enfermedades periodontales y, por lo tanto, la persona que sufre de ansiedad es más propensa a contraer infecciones en las encías.

Otras afecciones médicas. Hay más de 120 afecciones médicas que pueden ser detectadas en su etapa temprana por un dentista, entre las que podemos mencionar: problemas de tiroides, hipertensión, asma, trastornos del sueño y de la respiración, erupciones en la piel, bruxismo (rechinado de dientes), VIH, tuberculosis, drogadicción, anorexia, trastornos digestivos y problemas del aparato respiratorio superior.

¿Qué puedes hacer?

El mantenimiento de la buena salud oral mediante las visitas dentales regulares y el tratamiento adecuado de los problemas en las encías es fundamental para las personas con cualquiera de estas afecciones de la salud. Puedes tener un papel importante en la prevención de enfermedades de las encías y en mejorar tu salud oral y general haciendo lo siguiente:

Cepíllate durante dos o tres minutos, dos veces al día, con pasta dental que contenga fluoruro. Asegúrate de cepillar la línea de las encías. Usa hilo dental para eliminar la placa de los lugares a los que no puedes llegar con tu cepillo de dientes.

Una dieta saludable brinda los nutrientes esenciales (especialmente vitaminas A y C).

Evita el cigarrillo y el tabaco sin humo.

Sigue cuidadosamente las instrucciones del médico y del dentista sobre el cuidado de la salud, incluso el uso de medicamentos recetados, como antibióticos, según te indique.

Trata las infecciones dentales de inmediato.

Infórmale a tu dentista toda tu historia clínica, incluso los medicamentos que estás tomando actualmente.

Limita el consumo de alcohol.

Llama a tu dentista y haz una cita para que te realicen una limpieza dental profesional.

Última actualización: Mayo de 2011

La información de salud oral de este sitio web se proporciona sólo con fines educativos. Siempre debes consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado por cualquier duda acerca de tu salud oral.