Los pegajosos dulces de Halloween pueden hacer travesuras en los dientes de los niños

Todos los años, los estadounidenses gastan aproximadamente 9 mil millones de dólares en golosinas, y en octubre muchos de esos dulces terminan dañando los dientes de los niños que salen a pedir su “calaverita”.

Sin embargo, quizás te sorprenda saber que cuando se trata de caries, no todas las golosinas son elaboradas de la misma forma.

“La caries y el deterioro de los dientes son causados por la exposición prolongada al azúcar” señala Ken Sutherland, cirujano dental y especialista dental senior en Delta Dental. “Los padres pueden ayudar a sus hijos a combatir las caries disminuyendo el tiempo de contacto de los dientes con el azúcar, así como reduciendo la cantidad de golosinas que consumen”.

El azúcar ha sido identificada por los expertos en salud oral como una de las principales causas de caries y deterioro de los dientes. Las bacterias naturales de la boca se alimentan del azúcar de las golosinas y de otros alimentos y los convierten en ácidos, los cuales atacan el esmalte de los dientes y provocan su deterioro.

Las golosinas masticables o pegajosas tienen como resultado el contacto del azúcar con los dientes durante periodos más prolongados. Cuando los niños comen dulces pegajosos como los caramelos o chiclosos, el dulce queda atrapado sobre la superficie y entre las grietas. Cuanto más tiempo se queda adherido el azúcar en los dientes, mayor es el tiempo que las bacterias tienen para alimentarse de las golosinas y producir ácidos. Cuanto más ácido se produce y mayor es la cantidad de tiempo que los dientes están expuestos a él, mayores son las posibilidades de que tu hijo desarrolle caries.

Consejos para limitar los efectos de los dulces azucarados:

Elige golosinas que puedan comerse rápida y fácilmente para limitar el tiempo en que el azúcar esté en contacto con los dientes.

Aléjate de las golosinas pegajosas como los caramelos, chiclosos, palomitas de maíz y otros dulces que exponen a los dientes al azúcar por largos periodos.

Limita el consumo de golosinas ácidas que pueden contener ácidos (como el ácido cítrico) para intensificar el sabor ácido. Éstos pueden contribuir a la erosión dental y a la formación de caries.

Alienta a tus hijos a comer una pequeña cantidad de dulces de una sola vez, seguida de un vaso con agua o una buena cepillada de dientes.

Incentiva a los niños a comer una buena comida antes de salir a pedir su “calaverita”, entonces estarán menos tentados a llenarse de dulces.

Considera comprar productos no alimenticios para los niños que visiten tu casa, como: libros para colorear, bolígrafos y lápices.

Halloween es un momento ideal para que los padres piensen en los dientes de sus hijos, pero la salud oral debe ser una preocupación que dure todo el año. Fomenta regularmente buenos hábitos de salud oral en tus hijos, como el uso diario del hilo dental, cepillarse al menos dos veces al día y visitar al dentista de forma regular. De esa forma te asegurarás que los villanos azucarados no se queden pegados en los dientes de tus hijos cuando Halloween haya pasado.

Información por cortesía de la Asociación de Planes de Delta Dental.

Última actualización: Octubre de 2011

La información de salud oral de este sitio web se proporciona sólo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.