¿Qué es la enfermedad de las encías?

La enfermedad de las encías o enfermedad periodontal es una infección bacteriana que causa una inflamación crónica de las encías y del tejido que las rodea. Representa aproximadamente un 70% de las causas de pérdidas de dientes en adultos, las cuales afectan a casi un 80% de las personas en algún momento de sus vidas.

La enfermedad de las encías incluye la gingivitis (la etapa previa de la enfermedad de encías) y la periodontitis (una etapa más avanzada de la enfermedad de las encías).

¿Qué causa la enfermedad de las encías?

La placa, una película pegajosa e incolora llena de bacterias que constantemente se forma en los dientes, es la causa principal de la enfermedad de las encías. Si no remueve la placa todos los días por medio del cepillado y el uso del hilo dental, ésta se endurece hasta convertirse en una sustancia porosa llamada sarro, la cual puede ser muy difícil de quitar. Las bacterias de la placa producen toxinas que irritan las encías y causan inflamación y gingivitis.

Estas toxinas causan la destrucción del tejido de la encía, hacen que ésta se separe de los dientes y se formen cavidades que se llenan inclusive de más placa, bacterias y toxinas. A medida que progresa la enfermedad, las cavidades se profundizan, y la placa y la bacteria avanzan hacia la raíz del diente, destruyendo el hueso de soporte. Los dientes afectados pueden aflojarse y finalmente caer o quizás haya que extraerlos.

¿Existen otros factores que contribuyen a la enfermedad de las encías?

La genética es también un factor en la enfermedad de las encías, como lo es la elección de estilos de vida. Una dieta baja en nutrientes puede disminuir la capacidad del cuerpo para combatir una infección e incrementar la susceptibilidad de una persona ante la enfermedad de las encías. Los fumadores y los consumidores de tabaco sin humo tienen más irritación en los tejidos de las encías que los no fumadores, y esto aumenta la susceptibilidad a la enfermedad de las encías. El estrés también puede afectar la capacidad de prevenir la enfermedad y contribuir a una mayor incidencia de la enfermedad de las encías.

Las enfermedades que interfieren con el sistema inmunológico del cuerpo, como la leucemia y el SIDA pueden empeorar el estado de las encías. En pacientes con diabetes no controlada, en donde el cuerpo es más propenso a las infecciones, la enfermedad de las encías puede ser más grave o difícil de controlar. Las mujeres embarazadas tienen un elevado nivel de hormonas que hace que las encías reaccionen de manera diferente ante la bacteria que se encuentra en las placas y, en muchos casos, puede causar un estado temporal conocido como “gingivitis del embarazo”, la cual, si no se trata, puede avanzar hasta llegar a ser una enfermedad periodontal.

¿Cuáles son los signos de advertencia de la enfermedad de las encías?

Los signos de enfermedad de las encías incluyen:

Encías rojas, hinchadas y blandas

Encías sangrantes al cepillar o usar hilo dental

Encías que parecen estar separadas de los dientes

Dientes que están flojos o separados entre sí

Mal aliento persistente o un sabor desagradable en su boca

Un modificación en el ajuste de la dentadura postiza parcial

Mientras usted busca signos de advertencia de la enfermedad de las encías al cepillarse o usar hilo dental, sea consciente de que es probable que no sienta molestias hasta que la enfermedad haya alcanzado una etapa avanzada. Por eso es importante visitar a su dentista regularmente para tener sus dientes limpios. Su dentista puede controlar su salud oral y ayudarlo a identificar y prevenir los problemas antes de que sean más graves.

Los datos son cortesía de la Academia de Odontología General.

Última actualización: Abril de 2011

Artículos relacionados:

Prevención de la enfermedad de las encías

Tratamientos para la enfermedad de las encías

¿Qué es la placa?

La información de la salud oral en este sitio web tiene fines educativos únicamente. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.