Todo sobre los rayos X

Los rayos X dentales (también llamados radiografías) son una parte importante del tratamiento dental porque pueden detectar daños en los dientes y las encías que no son evidentes durante un examen visual de rutina.

Por ejemplo, las radiografías pueden mostrar la condición de tus dientes, sus raíces, el posicionamiento de la mandíbula y la composición general de los huesos de tu cara. Las radiografías pueden ayudar a tu dentista a determinar la presencia o el grado de enfermedad periodontal (en las encías), caries, abscesos y varios bultos, como quistes y tumores. Las radiografías también pueden mostrar la ubicación exacta de dientes traumatizados y de los dientes que aún no se han desarrollado completamente. Detectar y tratar problemas dentales en una etapa temprana puede ahorrar tiempo, dinero y molestias innecesarias. Si tienes un tumor escondido, la radiografía puede ayudarte a salvar tu vida.

Preguntas y respuestas sobre radiografías

¿Se hace radiografías a todos los pacientes cada seis meses?

No. La programación de una radiografía está basada en la evaluación del dentista acerca de tus necesidades individuales, incluyendo si eres un paciente nuevo o uno de seguimiento, adulto o niño.* Los dentistas normalmente le solicitan a los nuevos pacientes que se hagan una radiografía oral completa para poder evaluar el estado de su salud oral, incluyendo cualquier signo subyacente y para comparaciones posteriores (si cambias de dentista y recientemente se te hizo una radiografía, pide que se la envíen a tu nuevo dentista). Los dentistas pueden solicitar radiografías durante visitas de seguimiento para controlar tu salud oral.

¿Qué tipo de radiografías necesita normalmente tu dentista?

El tipo más común de radiografías que hacen los dentistas se conocen como radiografía de mordida. Éstas requieren que los pacientes sostengan o muerdan un trozo de plástico con radiografía en el centro. Las radiografías de mordida típicamente determinan la presencia de caries entre los dientes, una de las áreas más comunes en las que residen las bacterias que provocan caries.

Otro tipo común de radiografía dental es la radiografía periapical, que le da al dentista la imagen del diente completo, incluyendo las raíces. Con las radiografías periapicales, los dentistas evalúan una estructura de un diente en particular y el nivel del hueso y también detectan quistes y abscesos.

Mi dentista ordenó una “radiografía panorámica” ¿Qué es eso?

Al igual que una fotografía panorámica te permite ver una amplia vista de un área grande, una radiografía panorámica le permite al dentista ver la estructura completa de tu boca (todos los dientes superiores e inferiores y las partes de tu mandíbula) en una sola imagen. Un uso común de la radiografía panorámica, por ejemplo, es para evaluar el desarrollo de los dientes en un niño o adolescente, especialmente las muelas del juicio. También conocidos como terceros molares, las muelas del juicio salen hasta la adolescencia o después y pueden provocar apiñamiento dental o traumatizarse (porque los dientes no disponen del espacio suficiente para crecer).

¿Pro qué motivo necesitaría más de un tipo de radiografía?

Lo que a veces es aparente en un tipo de radiografía, a menudo no es visible en otro. La radiografía panorámica le dará a tu dentista una visión general e integral de toda la boca en una sola imagen, lo que una radiografía de mordida o periapical no puede mostrar. Por otro lado, las radiografías periapicales o de mordida muestran una imagen detallada de un área más pequeña, facilitando la tarea de tu dentista para ver deterioro o caries entre tus dientes. Las radiografías no se recetan indistintamente. Tu dentista necesita la diferente información que cada radiografía puede ofrecer para formular un diagnóstico.

¿Debería preocuparme por la exposición a la radiación?

Todos los proveedores del cuidado de la salud son delicados en el trato de las preocupaciones de los pacientes sobre la exposición a la radiación. Tu dentista ha sido capacitado para recetar radiografías cuando sean apropiadas y para adaptar su frecuencia a las necesidades individuales de cada paciente. Mediante el uso de tecnología moderna y manteniéndose al tanto de los recientes avances, tu dentista sabe qué técnicas, procedimientos y radiografías pueden minimizar tu exposición a la radiación.

Academia de Odontología General.