Las personas que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial deben asociar la salud oral con la general

Las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial (baby boomers) y que buscan signos de advertencia de enfermedades que comienzan en la adultez pueden estar pasando por alto síntomas claves en la boca que podrían indicar una alarma con respecto a su salud general.

Según una encuesta realizada por la Academia de Odontología General, el 63% de las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial (personas nacidas entre 1946 y 1964), que tenían un síntoma oral considerado como indicador clave de una afección médica más grave, desconocían la conexión del síntoma con la afección. No reconocer que la salud oral nos brinda pistas valiosas para la salud general podría afectar negativamente a su salud, retrasando el tratamiento de los cuadros de salud más graves.

“Debido a sus estilos de vida ocupados, es posible que los miembros de este grupo de edad no se tomen el tiempo de buscar tratamiento dental regular, especialmente si no presentan dolor”, dice Ken Sutherland, cirujano dental, especialista dental senior en Delta Dental. “Los exámenes orales frecuentes con el dentista pueden detectar algunas enfermedades en las etapas iniciales, cuando se pueden tratar mejor”.

La salud oral refleja el estado de la salud general

Nuevos estudios sugieren que la salud de su boca es un reflejo de la condición de todo su cuerpo. Por ejemplo, cuando su boca está saludable, lo más probable es que su cuerpo en general también goce de buena salud. Por otro lado, si su salud oral es pobre, podría tener otros problemas de salud.

Considere estas posibilidades:

El mal aliento y el sangrado de las encías podrían ser indicadores de diabetes.

Los rayos X dentales muestran las etapas iniciales de la pérdida de masa ósea.

Una mandíbula inflamada y adolorida podría presagiar un ataque cardiaco.

Su dentista debe ser el primero en saber

Las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial son especialmente vulnerables a desarrollar diabetes, osteoporosis y enfermedades del corazón, cuyos riesgos aumentan con la edad. Los investigadores creen que los síntomas de estos cuadros se pueden manifestar en la boca, lo que hace que los dentistas sean clave en el diagnóstico de enfermedades.

La investigación demuestra que más del 90% de todas las enfermedades sistémicas (enfermedades que involucran muchos órganos o todo el cuerpo) tienen manifestaciones orales, entre las que se incluyen: inflamación de las encías, úlceras en la boca, boca seca o excesivos problemas en las encías. Estas enfermedades pueden ser:

Diabetes

Leucemia

Cáncer oral

Cáncer de páncreas

Enfermedades cardiacas

Enfermedades renales

Como la mayoría de las personas tienen exámenes orales regulares, su dentista podría ser el primero en diagnosticar un problema de salud en su etapa inicial.

Qué puede hacer

Ver un dentista regularmente ayuda a mantener su boca en estado óptimo y le permite observar desarrollos que podrían apuntar a otros problemas de salud. Un examen dental también puede detectar mala nutrición e higiene, una mala alineación de la mandíbula y signos de desarrollo de problemas orales. Proporcione a su dentista una historia clínica completa e infórmele cualquier evolución reciente de salud, incluso si parece no estar relacionada con ella.

Fuente: Encuesta nacional revela que las personas que nacieron inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial pasan por alto los vínculos entre la salud oral y la salud general. Academia de Odontología General.

Última actualización: Septiembre de 2011

La información de la salud oral en este sitio web tiene fines educativos únicamente. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.