Cómo cuidar los dientes de tus hijos

Comienza las consultas al dentista desde la infancia.

La Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda que lleves a tu hijo al dentista antes de que cumpla un año.

En la primera consulta el dentista:

Revisará los dientes del niño en busca de caries y signos de problemas de desarrollo tempranos.

Explicará cómo debe cuidar los dientes del niño.

Responderá las preguntas o preocupaciones que puedas tener.

Los niños deben visitar al dentista cada seis meses. Para ayudar a que los niños desarrollen una actitud positiva respecto al dentista:

Lleva a tu hijo cuando vayas a una consulta dental para que se acostumbre al consultorio y a su personal.

Evita usar palabras negativas como “aguja” y “dolor”.

“Juega al dentista” para familiarizar a tu hijo con lo que sucede durante una consulta.

Pregúntale a tu dentista cómo le explica los procedimientos a los niños.

Responde las preguntas de tus hijos con honestidad y sensibilidad.

Cómo cuidar los dientes de los bebés

La limpieza de los dientes de un niño debe comenzar cuando sale el primero, porque los dientes son sensibles a la formación de caries desde que aparecen.

Limpia los dientes y encías de tu bebé con una toallita de aseo o gasa suave y húmeda después de alimentarlo. Una de las causas principales que genera la caries entre los niños pequeños se conoce como “síndrome del biberón”. Cuando al bebé se le permite beber de un biberón con leche, fórmula o jugo de fruta durante la siesta o por la noche, el bebé suele dormirse con éste en la boca. La exposición a los azúcares y los ácidos de estos líquidos que dan vueltas por los dientes pueden causar la decoloración y caries.

Como la leche materna contiene azúcar, las caries también pueden aparecer cuando el bebé se duerme mientras su madre lo amamanta. Para prevenir el daño, limpia los dientes de tu hijo después de alimentarlo y, de ser necesario, dale una botella llena sólo con agua a la hora de dormir o durante la siesta.

Los hábitos alimenticios y de consumo de bebidas son claves para tener dientes sanos

Los estudios demostraron que los niños que beben agua con fluoruro desde el nacimiento tienen hasta un 65% menos de caries, y para cuando se convierten en adolescentes, muchos de ellos aún no presentan este problema.

Si vives en una comunidad sin suministro de agua con fluoruro, puedes asegurarte de que tus hijos obtengan el fluoruro mediante el consumo de pastillas, gotas o gel, o haciendo tratamientos de aplicación tópica de flúor, los cuales se realizan en el consultorio dental. Usar pasta dental con fluoruro y enjuague bucal también es efectivo.

Además, una dieta equilibrada es muy importante para tener dientes y encías saludables. Los niños necesitan calcio, que ayuda a construir dientes fuertes. La leche, el queso y el yogur son buenas fuentes de calcio. Las investigaciones demuestran que comer queso después de las comidas parece inhibir los efectos de los ácidos que causan las caries. Evita los refrigerios que contengan azúcar o almidón.

A los 3 años

Los niños deben cepillarse sus propios dientes bajo la supervisión de un adulto, sólo necesitan una pequeña cantidad de pasta dental (como del tamaño de un chícharo). Comienza a pasar hilo dental por los dientes de tu hijo cuando hayan salido todos los dientes principales o cuando los dientes se toquen entre sí.

A los 8 años

Los niños deben ser capaces de cepillarse los dientes y usar hilo dental solos, con controles ocasionales. Convierte el cepillado y el uso del hilo dental en una rutina diaria; hazlo divertido, dándole a tus hijos un cepillo de dientes colorido e hilo dental con sabor a goma de mascar.

Con la ayuda de los padres y un cuidado profesional y personal adecuado, los niños tienen una buena base para mantener sus dientes sanos.

Artículos relacionados:

¿Qué son las caries de biberón?

Los selladores pueden detener las caries antes de que aparezcan

Parte de la información es cortesía de la Academia de Odontología General.

Última actualización: enero de 2012

La información de salud oral de este sitio web se proporciona sólo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.