La salud oral brinda señales sobre los trastornos alimenticios

La Asociación Nacional de Trastornos Alimenticios (NEDA, por sus siglas en inglés) calcula que en los Estados Unidos, casi 10 millones de mujeres y 1 millón de hombres tienen trastornos de bulimia y anorexia. Otros millones más sufren de trastornos por comer compulsivamente.

Los trastornos alimenticios son enfermedades que se caracterizan por preocupaciones por la comida y el peso, causados por asuntos físicos, emocionales y sociales. Las personas que tienen anorexia limitan al extremo la cantidad de comida que comen y pueden adelgazar de manera peligrosa. Las personas con bulimia comen compulsivamente (atracón) y luego eliminan la comida (purga) a través del vómito, ejercitándose excesivamente o usando medicamentos, como laxantes. Las personas con trastornos de atracones por lo general ingieren grandes cantidades de comida en un par de horas o menos (un atracón) pero luego no purgan su sistema.

Con tantos hombres y mujeres que sufren de trastornos alimenticios, más dentistas se están convirtiendo en la primera línea de defensa cuando se trata de reconocer estos problemas en los pacientes. A pesar de que es posible que los padres no sepan que los hijos tienen un trastorno alimenticio, frecuentemente se aseguran de que sus hijos tengan citas regulares con el dentista. En esos casos, un dentista puede detectar los signos de advertencia de un trastorno alimenticio y puede guiar a los padres en la dirección correcta para obtener ayuda.

El mal aliento, los dientes sensibles y la erosión de los dientes son apenas algunos de los signos que pueden sugerir a un dentista que un paciente sufre de un trastorno alimenticio. Muchos de estos síntomas son provocados por los ácidos del estómago que suben por la boca durante episodios frecuentes de purgas a través del vómito. Los ácidos del estómago dañan los dientes (especialmente dentro de la parte superior de los dientes frontales) y erosiona el esmalte de los dientes, ocasionando sensibilidad, delgadez o desgaste. Otras señales de trastornos alimenticios son:

Boca, garganta y glándulas salivales sensibles

Dientes desgastados que se ven casi traslúcidos

Dolores de boca

Boca seca

Labios partidos

Encías sangrantes

Los dentistas que detectan que los pacientes tienen trastornos alimenticios pueden recomendar médicos para ayudar a tratar el trastorno y pueden enseñarles a los pacientes a minimizar los efectos del vómito. Por ejemplo, luego de vomitar los pacientes deben enjuagar su boca inmediatamente con soda carbonatada o usar un enjuague bucal sin azúcar para neutralizar los ácidos del estómago en su boca. Si no tienes ninguna de estas opciones a mano, los pacientes deben hacer buches de agua y cepillarse con un cepillo suave y pasta dental con fluoruro.

Algunas veces, los trastornos alimenticios no son descubiertos hasta que es demasiado tarde y se han ocasionado daños irreversibles al cuerpo y a los dientes. Según la NEDA, la detección temprana de la enfermedad puede asegurar un periodo de recuperación exitoso para el cuerpo y los dientes.

Cómo puede su dentista detectar un trastorno alimenticio. Academia de Odontología General.

Última actualización: Febrero de 2008

La información de salud oral de este sitio web se proporciona sólo con fines educativos. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.