¿Puede el cepillo de dientes provocarle enfermedades?

Es probable que haya escuchado hablar sobre los gérmenes que se acumulan en los cepillos de dientes y se haya preguntado si debe prestarle atención. Está comprobado que hay más bacterias en la boca que en cualquier parte del cuerpo y algunas de ellas se depositan en su cepillo cuando se lava los dientes.

Además, la mayoría de la gente deja sus cepillos en el baño, lugar en el que suelen alojarse gran cantidad de bacterias por la calidez y humedad del ambiente.

¿Debe esterilizar su cepillo de dientes?

Aunque algunos estudios han demostrado que varios microorganismos pueden crecer en los cepillos de dientes después de usarlos, no está comprobado clínicamente que sumergir un cepillo de dientes en un enjuague bucal antibacteriano o usar un desinfectante comercial tenga un efecto positivo o negativo sobre la salud.

Si bien estos productos no son nocivos y los estudios realizados por las compañías demuestran su eficacia a la hora de eliminar gérmenes, no son necesarios para prevenir su diseminación. Se pueden usar métodos sencillos para limitar la diseminación de gérmenes en cepillos de dientes.

Recuerde que algunos métodos para limpiar cepillos de dientes, como usar lavavajillas u hornos de microondas, pueden dañarlos. Los fabricantes no han diseñado estos productos como para que soporten el calor extremo. La efectividad de la limpieza de un cepillo de dientes puede llegar a disminuir si está dañado.

¿Qué puede hacer?

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), un simple régimen de cuidado para los cepillos de dientes es suficiente para eliminar la mayoría de los microorganismos y limitar la propagación de enfermedades. Aquí le damos algunos consejos que puede seguir:

Lave bien sus manos con jabón y agua tibia antes de cepillar sus dientes o usar hilo dental.

Después de cepillarse, enjuague su cepillo con agua tibia y déjelo secar colocándolo en posición vertical.

No cubra ni guarde su cepillo de dientes en un lugar cerrado hasta que no se seque por completo. Un ambiente húmedo podría estimular el crecimiento de bacterias.

Use el cepillo de dientes cuando esté completamente seco. Todos deberían tener dos cepillos de dientes para que haya tiempo suficiente para que cada cepillo se seque (24 horas).

No comparta el cepillo de dientes con nadie. Además, no guarde los cepillos de dientes de forma que pudieran entrar en contacto con gérmenes y diseminarlos.

Cambie su cepillo cada tres o cuatro meses. Los dentistas lo recomiendan, no porque sea una forma de prevenir la contaminación sino porque los cepillos de dientes se desgastan y pierden la efectividad a la hora de limpiar los dientes.

Después de un resfrío u otra enfermedad, cambie su cepillo de dientes para prevenir el contagio.

Si usted o alguien más de su familia se enferma, debe usar un tubo de pasta dental diferente (para viaje, por ejemplo) para prevenir la diseminación de gérmenes a otros cepillos de dientes.

Uso y tratamiento de cepillos de dientes. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Cuidado, limpieza y cambio del cepillo de dientes. Asociación Dental Americana. Informe sobre el cuidado de cepillos de dientes: limpieza, almacenamiento y cambio. Asociación Dental Americana.

Última actualización: Marzo de 2012