Tratamientos para la enfermedad de las encías

Una vez que un paciente es diagnosticado con enfermedad de las encías (periodontal), el dentista aplicará procedimientos adicionales a la limpieza regular (también llamada limpieza profiláctica) para el tratamiento de la enfermedad.

En las primeras etapas de la enfermedad de las encías, la mayoría de los tratamientos consiste en procedimientos no quirúrgicos; sin embargo, en etapas más avanzadas, con frecuencia se deben aplicar procedimientos quirúrgicos. A continuación encontrará una descripción detallada de estos procedimientos.

Procedimientos no quirúrgicos

Tartrectomía y alisado radicular: mientras que una limpieza dental regular se aplica a la porción visible de los dientes, la tartrectomía y el alisado radicular es una limpieza especial que elimina la placa y el sarro del área debajo de las encías (en las bolsas periodontales) y alisa las superficies de las raíces para acelerar el proceso de cicatrización. Un procedimiento de tartrectomía es la única forma de eliminar el sarro de esta área.

En algunos casos, se indican antibióticos o antimicrobianos para complementar los efectos de la tartrectomía y del alisado radicular. En la mayoría de los casos de enfermedad de las encías en sus primeras etapas, la tartrectomía y el alisado radicular en combinación con una limpieza diaria en el hogar pueden revertir satisfactoriamente la enfermedad de las encías.

Mantenimiento periodontal/terapia periodontal de respaldo: luego de una tartrectomía y un alisado radicular, limpiezas profundas especializadas pueden reducir la reaparición o el avance de la enfermedad de las encías.

Procedimientos quirúrgicos

Procedimientos para la reducción de la profundidad de las bolsas periodontales: su dentista abrirá el tejido de las encías afectado para eliminar las bacterias que causan la enfermedad y la acumulación de sarro. Algunos casos requieren que se alise y se le dé forma al hueso dañado y a las superficies de las raíces para permitir que el tejido de las encías se vuelva a adherir al hueso sano durante el proceso de cicatrización. Este procedimiento también reubica el tejido de las encías para que sea más fácil limpiarlas.

Regeneración: su dentista tratará el tejido de la encía afectado en forma similar a un procedimiento de reducción de la profundidad de las bolsas periodontales, aplicando un proceso adicional en el que usará membranas, injertos de hueso y proteínas que estimulan los tejidos para estimular la habilidad natural de regeneración del cuerpo y lograr huesos y tejido de la encía sanos.

Injertos de tejido blando: el dentista tomará tejido sano de las encías de la cavidad bucal (paladar) u otras áreas de la boca y lo utilizará para reparar las encías retraídas y cubrir las superficies expuestas de las raíces.

Artículos relacionados:

¿Qué es la enfermedad de las encías?

Prevención de la enfermedad de las encías

Recuperarse de la cirugía oral

Los datos son cortesía de la Academia de Odontología General.

Última actualización: Abril de 2011

La información de la salud oral en este sitio web tiene fines educativos únicamente. Siempre debe consultar a un dentista con la licencia correspondiente o con otro profesional de cuidados de salud calificado, por cualquier duda acerca de su salud oral.