¿Estresado? Tu dentista puede determinarlo

Con las presiones actuales a nivel económico, surgen más y más síntomas del estrés a la hora de consultar al dentista. Durante los exámenes y limpiezas dentales de rutina, los dentistas pueden detectar los síntomas orales del estrés, entre ellos el dolor orofacial, bruxismo, trastornos temporomandibulares, lesiones en la boca y enfermedades de las encías.

“Para la mayoría de las personas es difícil saber qué grado de estrés tienen y en qué grado afecta al cuerpo hasta que se enferman”, opina Ken Sutherland, cirujano dental, especialista ejecutivo de Delta Dental. “Los exámenes regulares cada seis meses son la primera línea de defensa para detectar de manera temprana trastornos relacionados con el estrés”.

Si sientes tensión o ansiedad debes prestar atención a los signos de los siguientes trastornos relacionados:

Bruxismo

Es el término técnico que se utiliza para la acción de rechinar los dientes y apretar las mandíbulas. Si bien la causa pueden ser los trastornos del sueño, una mordida anormal, la falta de dientes o los dientes torcidos, también se puede originar por el estrés y la ansiedad. La tensión nerviosa, el enojo y la frustración pueden ser las causas por las cuales las personas comienzan a mostrar signos de bruxismo sin siquiera saberlo.

Como las personas, por lo general, no son conscientes de que rechinan sus dientes, es importante conocer los signos y buscar un tratamiento si sospechas que puedes tener bruxismo. Algunos síntomas de bruxismo incluyen:

Punta de los dientes aplanada

Esmalte desgastado, lo que causa una sensibilidad extrema

Hendiduras en la lengua

Tu dentista puede examinar tus dientes para determinar si tienes bruxismo y, si tal es el caso, puede sugerirte el mejor método de tratamiento.

TMD (Trastornos temporomandibulares)

Los TMD se refieren a una serie de trastornos que afectan la articulación de la mandíbula (unión temporomandibular) y los músculos que se utilizan para mover la mandíbula y el cuello. Se cree que el estrés es un factor del trastorno temporomandibular. Las situaciones estresantes pueden agravar el trastorno temporomandibular por el uso excesivo de los músculos de la mandíbula, específicamente por rechinar o apretar los dientes (como con el bruxismo). Incluso, si no observas signos de bruxismo, como puntas planas de los dientes o disminución del esmalte dental, puedes advertir otros síntomas de trastornos temporomandibulares como dolor en la articulación de la mandíbula o crujido o chasquido de la mandíbula. Si experimentas alguno de estos síntomas, consulta a tu dentista para ver si los trastornos temporomandibulares son la causa de los mismos.

Enfermedad en las encías

Estudios realizados en la Universidad Estatal de Nueva York, en Buffalo, en la Universidad de Carolina del Norte y en la Universidad de Michigan revelaron que los factores emocionales jugaron un rol importante en el desarrollo de la enfermedad de las encías en personas adultas (periodontal). Los investigadores también descubrieron que la gravedad de la enfermedad en las encías aumentaba si el estrés (del cónyuge, hijos, falta de compañía, finanzas o trabajo) que experimentaba el paciente en los 12 meses previos era mayor.

Además, los investigadores descubrieron que los que presentaban mayores riesgos de enfermedades en las encías eran aquellos que se mostraban muy emocionales con respecto a los problemas financieros. Sin embargo, hay buenas noticias: los pacientes que enfrentaron sus problemas financieros de una manera activa y positiva no tuvieron más riesgos de enfermedad en las encías que aquellos que no tenían problemas de dinero.

Afta

El afta (o úlceras en la boca) por lo general aparece dentro de la boca y no es contagiosa. A menudo se desencadena por un traumatismo, como una mordida en la mejilla, una lesión pequeña en la encía causada con el cepillo de dientes o incluso por cepillar los dientes en exceso.

El afta también puede ser desencadenada por el estrés. Según un informe de odontología general de una publicación clínica revisada por colegas de la Academia de Odontología General, los estudios demuestran que el afta tiene una alta incidencia entre los estudiantes y que estas afecciones desaparecen durante las vacaciones y después de la graduación, cuando disminuyen los niveles de estrés.

Cómo mantener la salud oral en situaciones de estrés

Una de las mejores maneras de combatir los efectos negativos del estrés es atacar la causa que lo origina. Si no es posible, puedes obtener asesoramiento, hacer ejercicio, como yoga o trotar, practicar técnicas de relajación o meditación, hacerse masajes y recurrir a una terapia física para reducir la tensión.

Según tus síntomas, el dentista también puede recomendarte tratamientos específicos. Por ejemplo, si sufres bruxismo, el dentista puede indicarte el uso de un protector bucal para proteger tus dientes durante el sueño. Para los trastornos temporomandibulares, tu dentista puede sugerir un ajuste que incluye tratamiento de ortodoncia para corregir la alineación de los dientes, ya que estos trastornos posiblemente aumenten el dolor orofacial. Consulta tus beneficios para ver qué tratamientos están cubiertos en tu plan de beneficios dentales.

También es importante continuar con una buena práctica de higiene oral. “Las personas que están atravesando situaciones de estrés suelen poner en peligro su salud oral”, afirma el Dr. Sutherland. “Para evitar que el estrés afecte tu salud oral debes continuar cepillando tus dientes dos veces por día, usar hilo dental todos los días y visitar regularmente al dentista para un examen de encías y dientes”.

Recursos adicionales

No debiera morderse las uñas: puede ocasionar bruxismo

Jaquecoso dolor causado por la disfunción de la articulación temporomandibular: datos

Aloe vera: calma dolores de boca

Fuentes

Stress and Your Teeth. Academy of General Dentistry Stressed Out? Your Dentist Can Tell! Academy of General Dentistry Emotional Stress Could Cause Periodontal Disease. Academia de Odontología General